Hace unos días en mi devocional leí Salmos 40:1

“Con paciencia esperé que el Señor me ayudara, y él se fijó en mí y oyó mi clamor”.

Y me encanta cuando el salmista dice “pacientemente”, porque estoy segura que la mayoría de veces, queremos que nuestras oraciones sean contestadas de inmediato. Nos cuesta esperar. Y es que ¿A quién le gusta esperar? Creemos que la oración es como un cajero automático, que solo es digitar una clave y obtenemos lo que queremos, pero no tenemos presente que Dios no es el genio de la lámpara que concede deseos al instante. Las cosas con Dios funcionan de diferente manera. Porque con Dios las cosas son: A un precio y a su tiempo.

Yo no me considero una persona paciente, me cuesta esperar, a veces me antojo de cosas que veo y cuando se las expreso a mi esposo, el me dice “hay que esperar” o “a fin de mes puede ser”. Odio cuando me dice “hay que esperar”, pero no tengo de otra que esperar.

Cruzados Cruzados Bañadores Bañadores Bañadores Mujer Mujer Cruzados Mujer Mujer Bañadores CdxoeB

Imaginen, o si son de Bogotá recuerden, cuando estamos metidos en un trancón (tráfico, taco) no podemos hacer nada, ni siquiera enojarnos vale la pena, solo resta, esperar.

La vida de casada y la vida de mamá han tratado mucho esto en mí. Mi esposo y mi hijo me han enseñado sobre el valor de esperar pacientemente. Y bueno, uno espera, pero ¿qué es esperar pacientemente? Una vez en uno de los mensajes de mi esposo, lo escuché decir: “Esperar es creer que sucederá lo que quieres, pero tristemente en el tiempo de la otra persona, aun sabiendo que la respuesta a lo que quieres puede ser un “no”. Es decir, se los voy a explicar más detallado.

Esperar: es esperar, sé que no suena muy profundo pero es que es así.

Busqué en el diccionario y dice:
– Parar en una actividad hasta que suceda algo.
– Tener esperanza en que algo va a ocurrir.
– Es confiar en el tiempo de Dios

Ahora, a todo esto sumémosle la otra palabra:

Paciencia:
– Según Wikipedia, la paciencia es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algo bien.

Hubo algo que me causó curiosidad, y es que esta palabra proviene del latín PATI que significa sufrir, y más aún cuando define que la paciencia es un rasgo de personalidad madura.

Si David en el salmo dice que él esperó pacientemente, y que Dios lo oyó, puedo resumir que David tuvo un alto nivel de madurez para pensar que las cosas que no dependían estrictamente de él, se le debían otorgar un tiempo.

El secreto no está en esperar, está en esperar PACIENTEMENTE, si las cosas no dependen estrictamente de ti, sino de Dios, entonces otórgale el tiempo que se merece esa respuesta.1 Better Boardshorts Billabong In Life Chapter S Unplug rCBeoWdx

Los invito a esperar, pero esperar pacientemente, y en Dios.